Showcase en Montecarmelo: La música latinoamericana es la dueña de casa

Luego de una mañana cargada de ruedas de negocios, foros y conversaciones en torno a la industria musical latinoamericana, a las 15 horas se dio inicio al showcase de cierre de la segunda versión de Imesur.



Los fuegos fueron abiertos por Guachupé con todo su sonido característico e incomparable. Dando clases de fuerza y ritmo, su hinchada no paró de corear una canción tras otra.  

Le siguieron, desde Valparaíso, Los Embajadores de la Isla, agrupación que realizó una muestra clásica del bolero porteño donde el desamor y la bohemia se reflejan en el brillo de la voz del cantante que dejó todo en el escenario.


Amaranta, desde Venezuela, dio una presentación llena de fuertes sentimientos apegados a la tierra desde donde viene el sonido de su música. En seguida, subieron al escenario de la Casa de la Ciudadanía, Amanitas, que cautivó al público con su sonido amalgamado entre triphop, rock alternativo y pop.


De blanco apareció en escena Tomás González, quien realizó una notable presentación con una banda que lo acompañó de forma impecable mientras él narró historias y remeció el Montecarmelo con su poesía.


Desde España, Indee Styla derrochó toda su simpatía e hizo bailar a todos con su interesante mezcla de raggamuffin, hiphop, techno y mucha danza. Llegó el turno de la argentina Sofía Viola, acompañada de su guitarra, sorprendiendo y cautivando con el folklore que trae pegado en su canto.


Todo el poder del rock de raíz viene desde La Ligua y se llama Seidú, quienes llenaron de energía la sede municipal desde el primer rasgueo con ‘Santa Ascensión’, tema de su disco debut que marcó la pauta en cuanto a potencia durante toda su presentación. Luego, y con la pista de baile lista, llegó el sonido afrobeat de Sango Groove desatando la alegría y goce con un cierre magistral para un fin de semana musical de excepción.

2 vistas