El aprendizaje de un sueño

Chile, hoy cuna de variados festivales musicales, donde cada cual, si tiene suerte, puede vivenciar la música de sus artistas preferidos y atesorar esos momentos por años, atestando la memoria, condicionando carácter y futuras experiencias de vida.




A ese nivel de trascendencia llega un festival, en sentido romántico, obviando todo el trasfondo comercial que estos conllevan. Ahora si a esa idea honesta, la alimentamos con una industria musical que tiene como fin la generación de vínculos, lazos y generación de estructuras. Todo esto cimentado en la profesionalización de la música, proporcionando herramientas a quienes estén interesados en participar. Cambia por completo la idea de festival, eso ya pasa a ser un encuentro ¿No creen?



Eso es IMESUR. El encuentro del mercado musical latinoamericano, es la concretización de insipientes fuerzas musicales del mercado nacional e internacional, dando espacio importante a un empape académico y menos ligero, apelando a la rica diversidad cultural que poseen sus países participantes.


IMESUR se hace cargo de la diversidad cultural del continente hispanoamericano, atendiendo a diversas alianzas musicales, teniendo en sus anales a países como Brasil, Argentina, Panamá, Venezuela y Uruguay colaborando, para que este 2018 los lazos se forjarán con Colombia.


Será con el país cafetero que se estreche una relación específica, donde músicos, agencias y productores nacionales e internacionales afiaten un conocimiento acabado de las  necesidades que posee la región.


El encuentro hace más expedito el tránsito de los artistas y staffs con el circuito latinoamericano, transformándose en un facilitador que, mediante vínculos y planificaciones serias, dan por resultado un desempeño óptimo en las estrategias comunicacionales y de vinculación de artistas y agentes.


IMESUR reaparece este año como la ocasión necesaria, esa que aparece acotadamente, aquella que instituye  las bases para que la música deje de ser considerada una instancia fútil a la hora de vivir.


Este encuentro es la bocanada de aire fresco que la industria nacional requiere para entender que en la región todos presentan los mismos percances y como ciertos circuitos ya han logrado sobrellevar y superar, mediante trabajo serio, las dificultades que afectan la industria musical.


El encuentro invita a los músicos a comprender su entorno y posibilidades, además de adquirir herramientas que los ayuden de forma eficaz a relacionarse con sus pares continentales.


Hay mucho más por delante, pero para saber más hay que estar atento. Ya vendrá más del universo IMESUR.

0 views