Colombia: Una lucha al ritmo de la cultura



Leyendo un artículo en el NY Times en español: “https://www.nytimes.com/es/2018/07/03/la-verdadera-derrota-de-colombia/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-es" La verdadera derrota de Colombia”, donde se habla de cómo Colombia ha evolucionado idiosincráticamente, reflejándolo en aspectos deportivos, en alusión a que hoy para el colombiano, ya no existen victorias morales, y que desea ser medido con la vara de los grandes, lamentando no poder llegar a ese peldaño, que parece ser reservado para unos pocos. No obstante, hoy la lucha en Colombia, en aspecto deportivo, va por ese sendero, uno de superación.


Ahora, ese cambio de mentalidad, lamentablemente, ha sido más difícil al momento de sensibilizarse por temáticas de otra índole, esas que de verdad conciernen. Si referimos al texto de Alberto Salcedo Ramos, éste no cuestiona el amor por el fútbol y la pena que generó la eliminación de Colombia, en manos del cuadro Ingles en el pasado Mundial de Rusia, pero si alerta que ese lamento debe ser en justa medida, eso es una mera derrota deportiva.


Colombia sufre ese fracaso deportivo, pero pareciera que la violencia y las violaciones sociales se sotierran, se visibilizan con miedo, dando la impresión que no fuese importante. Al parecer, el opio del pueblo, logra desviar las miradas de un pueblo que de reojo  mira matanzas, narcotráfico, corrupción e injusticia, dando a entender que lo “único” que parece importar, es el fracaso de 23 compatriotas tras un balón de fútbol. Salcedo se refiere a un fracaso histórico, como país, como pueblo, restando trascendencia a un simple descalabro futbolístico.